Imprimir

Proyecto Escuela-Granja

PROYECTO ESCUELA-GRANJA

El Programa Crecer Santillana en conjunto con la Fundación Cecilia Rivadeneira y Directv, formó parte de los trabajos de adecuación, decoración, pintura y señalética del Proyecto Escuela -Granja que beneficia a niños y niñas que luchan diariamente contra enfermedades catastróficas.

Los invitamos a ver toda la serie, la misma que se transmitirá los domingos a las 11h30 a través de DIRECTV.

Escuela-Granja

 https://www.facebook.com/generaciondtv/?fref=ts

Imprimir

Cuentos para niños malos

Cuentos para niños malos

Cuentos para niños malos

Septiembre 22 de 2016

Esta Navidad pienso regalar cuentos infantiles. Pero sólo cuentos políticamente incorrectos.

Mi autor infantil favorito, Roald Dahl, es uno de los más irreverentes. Su cuentoMatilda, con el que Danny DeVito hizo una película, es un alegato contra la familia y el colegio. El padre de Matilda es repulsivo. Odia la lectura y ama la televisión. Se dedica a las estafas de poca monta. Y cuando tiene que huir de la policía, no le importa abandonar a su hija. Pero mucho peor es la directora de la escuela, la temible señorita Trunchbull, que simplemente odia a los niños y dedica su institución a torturarlos.

Otro cuento de Dahl, Las brujas, aterrorizaría a cualquier chico, y a muchos de sus padres. Las brujas son calvas, tienen garras en vez de manos, y se organizan en un siniestro sindicato internacional para eliminar a los niños de la faz de la tierra. Y en el más popular de sus libros, Charlie y la fábrica de chocolate, Dahl pinta castigos horrendos e irreversibles para los niños que se portan mal.

Los autores de libros infantiles sabemos que hoy día no se puede escribir nada de esto. Los editores están en guardia contra cualquier sospecha de valores inadecuados. Los libros infantiles no son considerados objetos de placer o entretenimiento, sino modelos de conducta. Las familias descritas deben ser agradables, y las profesoras, atentas. Los niños no deben recibir castigos, sino aprender la lección mediante el diálogo. Y los malos tienen que perder miserablemente, aunque sin violencia.

Todos esos principios son muy loables, pero pueden producir libros aburridos. Por el contrario, a lo largo de la historia, los cuentos infantiles han sido bastante irreverentes, incluso crueles.Pulgarcito, por ejemplo, debe ser la pesadilla de un educador. Sus padres lo abandonan en medio del bosque para no tener que alimentarlo, y él engaña al ogro para que decapite a su vez a sus propios hijos. Finalmente, Pulgarcito le roba sus tesoros al ogro. Y sólo gracias al botín, sus padres lo vuelven a recibir en casa, porque el niño ya sale rentable.

Con notable frecuencia, estos cuentos son censurados y reescritos. Hace un par de años compré un ejemplar en el que Pulgarcito no era abandonado, sino que se perdía en el bosque. Por su parte, el ogro no tenía familia y moría por accidente. Así, el botín de Pulgarcito ya no era producto de un robo, sino, digamos, de haberse encontrado un tesoro sin dueño tirado por ahí.

Pero los “malos ejemplos” están por todas partes: ¿Qué hacemos con la bruja antropófaga que muere quemada en Hansel y Gretel? Podríamos ponerla vegetariana, y matarla de una neumonía. ¿Y los valores sexistas de los cuentos de princesas? Quizá en vez de princesas deberíamos poner ejecutivas de transnacionales. ¿Y qué hay del prejuicio contra las familias modernas enCenicienta? A lo mejor, en vez de madrastra, la mala debe ser “una amiga de la familia”. Así nos aseguraríamos de transmitir valores sanos… Y cuentos insoportables.

Pensemos qué pasaría en la gran literatura si tuviese que limitarse a las lecciones edificantes. A lo mejor debemos cambiar al pederasta de Lolita por una tía cariñosa. Y darle a Madame Bovary una vida sexual sana y satisfactoria. Y en vez del ejecutivo asesino en serie de American psycho, tendríamos que poner a un jardinero macrobiótico. ¿Absurdo? ¿Y por qué no es absurdo con los niños? ¿No confiamos en ellos?

No. No confiamos en nosotros mismos.

El férreo control de contenidos editoriales infantiles no protege a los niños, sino a los padres. Tenemos miedo de las preguntas incómodas. Nos asusta ser incapaces de explicar por qué esos padres abandonan a sus hijos o esas madrastras son malas (aunque durante siglos ha bastado la frase “porque es un cuento, hijo”). En suma, tenemos miedo de hablar con nuestros propios hijos. Pero precisamente para eso se hacen los libros: para pensar, imaginar y discutir.

Si eliminamos de los libros todo lo que nos parezca inapropiado, no salvaremos a nuestros hijos de las malas ideas. Al contrario, los volveremos incapaces de reconocerlas. Lo que sí lograremos es que los chicos abandonen la lectura y se entreguen a la PlayStation, donde pueden matar a un montón de gente sin que nadie se queje.

Fuente: http://elpais.com/elpais/2013/12/12/eps/1386863438_705610.html?id_externo_rsoc=whatsapp

Imprimir

Lanzamiento "Amalia" de Francisco "Pájaro" Febres Cordero

¡Bienvenida Amalia!

Julio 9 de 2016

¿Qué sucedió cuando uno de los columnistas con mayor trayectoria del Ecuador escribió sus memorias?

Apareció un libro lleno de humor como Alpiste para el recuerdo, con el que Francisco «Pájaro» Febres Cordero conquistó a un público adulto con un recorrido por su vida, con la chispa, inteligencia y frescura que lo caracterizan. Ahora, ¿qué pasa si ese escritor se dirige a un público infantil? Pues surge una historia en la que el humor y la ternura se mezclan para reflexionar sobre el poder de la imaginación.
 
Santillana y su nuevo sello editorial Loqueleo realizaron la presentación de Amalia, el primer libro de literatura infantil de Francisco Febres Cordero. El evento se realizó el sábado 9 de julio de 2016, en Mr. Books de Mall El Jardín, y contó con la presencia de la escritora ecuatoriana María Fernanda Heredia.
 
El cuento Amalia pertenece a la Serie Amarilla, diseñada para lectores a partir de los seis años, con obras que fomentan el hábito lector a través de historias apasionantes de gran calidad narrativa.  Amalia, su protagonista, es una niña muy alegre que sufre continuos dolores de cabeza. El médico le receta un medicamento que le quita el malestar pero también la felicidad. La diversión volverá a su vida cuando descubra que la imaginación y los amigos son también un efectivo remedio.
 
Este relato breve, ágil, divertido y cargado de sentido hace de puente hacia historias más complejas. Por eso, los adultos también encontrarán en sus páginas otros niveles de lectura para reflexionar sobre los amigos imaginarios, el manejo del dolor y la aceptación de diferencias.

Imprimir

Loqueleo obtiene el Laus de Plata 2016 al mejor naming

Laus-de-plata-2016

 

Se trata de uno de los certámenes de diseño más prestigiosos del país

Junio 28 de 2016

Loqueleo, el nombre de marca del nuevo proyecto de literatura infantil y juvenil de Santillana, ha sido galardonado con el premio Laus de Plata de Diseño Gráfico y Comunicación Visual al mejor naming e identidad corporativa en la categoría de diseño gráfico. Otorgados por la Asociación de Diseñadores Gráficos y Directores de Arte (ADG-FAD), estos premios se han convertido en los más prestigiosos del sector, y reconocen a aquellos trabajos que destacan por su calidad conceptual y formal, su funcionalidad, su excelencia y su aportación al diseño.

El naming Loqueleo fue desarrollado por Carlos Grassa y Pep Carrió, del estudio de arte Pep Carrió.

 

Imprimir

Los libros infantiles cruzan fronteras

Libros infantiles

Tres escritoras ecuatorianas posicionan sus títulos en el extranjero. EE.UU. es el nuevo destino de estas publicaciones

Junio 6 de 2016

Cuatro libros de literatura infantil de la escritora ecuatoriana Edna Iturralde fueron incluidos, esta semana, en el Common Core, el currículo transversal aplicado, por el presidente Barack Obama, a las escuelas públicas hispanoparlantes, en varias ciudades de 19 estados, de EE.UU.

Iturralde es, junto a María Fernanda Heredia, de las escritoras que más notoriedad ha alcanzado en el extranjero; parte de ese ‘boom’ de la literatura infantil, que se escribe en el país, que incluye a escritoras como Leonor Bravo, Soledad Córdova y Juana Neira.

‘Caminantes del Sol’, ‘Un día más y otras historias’, ‘Y su corazón escapó para convertirse en pájaro’ y ‘Conoce a Miguel de Cervantes’ son los libros de Iturralde que ahora forman parte del Common Core. Los cuatro títulos se caracterizan por realizar un abordaje de la etnohistoria, la ambientación en lugares específicos y una narrativa donde priman las historias de aventura.

Para la peruana Annamari de Pierola, gerenta editorial de Literatura Infantil y Juvenil de Santillana, estas características son atractivas tanto para estudiantes como para profesores. “Una de las cosas que llaman la atención en la narrativa de Iturralde es que explora a profundidad la vida de mujeres como Manuela Sáenz”.

En la otra orilla de la literatura que escribe Iturralde está María Fernanda Heredia. Las historias de esta autora tienen como característica que no ocurren en lugares específicos. Esta es una de las razones por las que, según Pierola, los niños se identifican con sus historias. No se habla de Quito, Lima o Bogotá sino de una ciudad universal en la que cualquier niño podría vivir. Lo que se identifica en su narrativa son las emociones y los sentimientos y no tanto la geografía.

Los libros de Heredia han alcanzado una presencia significativa, sobre todo, en Perú. Desde el 2009, algunos de sus títulos están entre los libros más vendidos en este país. Hace unos meses, en la licitación pública del Ministerio de Educación del Perú, para la dotación de bibliotecas de aula, tres de sus títulos fueron seleccionados para que sean leídos por miles de estudiantes de colegios públicos a escala nacional.

Leonor Bravo es una de las escritoras que, en el último año, ha logrado internacionalizar sus libros. El último es ‘El club de los sin mascota’. Una novela que escribió para su nieta y que ha circulado con gran aceptación en las librerías peruanas. Este título es uno de los 186 libros infantiles que se publicaron en el país en el 2015, según datos de la Cámara Ecuatoriana del Libro. ​

Heredia cree que uno de los factores que ha ayudado a impulsar este fenómeno literario, sobre todo, en Perú y en Colombia, es la presencia de los booktubers. Adolescentes que recomiendan novedades literarias a través de canales de YouTube. Brenda Guajala, de 18 años concuerda con Heredia. En su canal ha recomendado libros como ‘Cupido es un murciélago' y ‘Los días raros’.

Fuente: El Comercio http://bit.ly/28c8abK